CIUDAD DE MÉXICO – El Congreso del Estado de Oaxaca aprobó por 24 votos a favor y 12 en contra de la reforma al Código Penal para despenalizar la suspensión del embarazo hasta la semana 12.

Al leer el resultado, la Cámara estalló en gritos de alegría y felicidad. Los grupos que apoyan los derechos de las mujeres y que han estado saliendo a las calles durante años se han regocijado. Para México, este es un paso histórico.

Desde 2007, el aborto sólo se permite en la Ciudad de México, durante los primeros tres meses, pero sigue estando prohibido en el resto del país, excepto en casos de peligro para la vida de la mujer embarazada o cuando el embarazo es resultado de una violación, y sólo mediante la presentación de una denuncia.

Según datos de la Secretaría de Salud en Oaxaca, hay al menos 2,300 abortos clandestinos que se realizan cada año, sin embargo, se estima que por cada interrupción conocida hay tres ocultos, por lo que la cifra final es de unos nueve mil abortos caseros ilegales por año, lo que pone en riesgo la vida de las mujeres. Entre 1999 y 2013, más de mil mujeres murieron en México a causa de abortos ilegales o insalubres.

El hashtag #Oaxaca se convirtió en un tema de moda en pocas horas después del resultado, la segunda palabra más publicada en Twitter, superando los 70 mil tweets en un par de horas. Miles de mensajes, fotos y videos dan testimonio de esta conquista social no sólo para las mujeres mexicanas, sino para todo el movimiento feminista de América Latina.

Tras su elección como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha prometido un plan de amnistía para los condenados en prisión por delitos relacionados con cuestiones sociales o humanitarias. Esto incluiría al menos a 200 mujeres. Muchos de ellos han sido encarcelados por aborto. La interrupción voluntaria del embarazo ha sido un delito penal desde 2016, pero muchos de ellos también han sido encarcelados por abortos espontáneos, nacimientos prematuros y emergencias obstétricas.

En Twitter, tras la aprobación de la enmienda propuesta por la diputada local Laura Estrada, apoyada por Hilda Luis y la senadora de Guanajuato, Martha Lucía Mícher, del grupo parlamentario Morena, se produjo la picante reacción del Partido Acción Nacional: “Estamos a favor de la vida, el respeto a los derechos humanos de todas las personas, incluidas las que aún no han nacido. Hay que promover políticas públicas que protejan ambas vidas, estamos convencidos de que la opción es la adopción.

El texto aprobado evitará que las mujeres sean moralmente perseguidas o castigadas con penas de prisión si interrumpen voluntariamente su embarazo. La enmienda al Código Penal sólo considera el aborto como un delito después de la duodécima semana de gestación, y no “en ningún momento durante el embarazo”, como decía la norma hasta el miércoles 25 de septiembre. Se considerará delito, con una pena privativa de libertad de seis meses a dos años, salvo en los siguientes casos:

  • Cuando el aborto es causado por imprudencia de la mujer embarazada o por causa natural comprobable.
  • Cuando el embarazo es el resultado de una violación.
  • Cuando la mujer embarazada está en riesgo de salud o muerte.
  • Cuando el aborto se deba a causas genéticas graves en opinión de al menos dos médicos.